es

Participar con la nueva generación de luchadores contra el ciberdelito

24 de agosto de 2018
Por Carlos AlvarezCarlos Alvarez

Además de estar disponible en los seis idiomas de las Naciones Unidas, este contenido también está disponible en

null

Durante la tercera semana de agosto, visité São Paulo, Brasil, y Asunción, Paraguay, con el objetivo de participar con la comunidad y las organizaciones de cumplimiento de la ley locales. Buscamos incrementar el conocimiento sobre el uso indebido del sistema de nombres de dominio (DNS), capacitar a las unidades cibernéticas de la policía, explicar qué es la ICANN e invitarlos a unirse al proceso de desarrollo de políticas de la ICANN sobre asuntos relevantes para todos ellos (desde la perspectiva de la estabilidad y flexibilidad, dadas las áreas de enfoque de mi equipo). Llevamos a cabo estas actividades durante todo el año y en todas las regiones del mundo.

Los ejercicios de participación durante esa semana fueron particularmente positivos. Brindamos capacitación a diferentes autoridades, hicimos recomendaciones al sector privado sobre mejoras en la seguridad relacionadas con el funcionamiento de sus dominios y explicamos cómo mitigar las amenazas a través de la resolución de nombres de dominio. Todas mis presentaciones fueron muy bien recibidas y los asistentes expresaron un gran interés.

Un grupo en particular merece una mención especial: los 129 cadetes del último año de la Academia Nacional de Policía de Paraguay que asistieron a una de nuestras sesiones en Asunción. Estos jóvenes cadetes entusiastas tenían edades comprendidas entre los 21 y los 23 años. Si bien algunos sabían más que otros sobre las investigaciones en materia cibernética, otros eran completamente nuevos en estos temas.

Al comienzo los cadetes ubicados en las primeras filas eran los más participativos del grupo, prestando atención y haciendo preguntas interesantes. Si bien algunos de los sentados en la parte posterior no parecían particularmente interesados al principio, su interés fue incrementándose conforme avanzaba el debate. Rápidamente comenzaron a darse cuenta de lo interesantes que son estos temas, cómo impactarán en el trabajo que realizan y cómo sus propias vidas personales también pueden verse afectadas por diferentes formas de uso indebido del DNS.

Fue sorprendente verlos darse cuenta de la importancia del DNS, tanto para el bien como para el mal, y cómo pueden usarlo, de formas que nunca sospecharon, para proteger a los usuarios y la infraestructura de los actores malintencionados.

No es tan frecuente que podamos interactuar con la próxima generación de jóvenes que luchará contra el ciberdelito. Y cuando lo hacemos, es raro que demuestren este nivel de compromiso, interés y deseo de comenzar a investigar. Mis felicitaciones a ellos.

Cuando regresé a casa me di cuenta de que nosotros, las generaciones anteriores, tenemos la responsabilidad de guiar a la nueva generación de luchadores contra el ciberdelito con nuestro ejemplo y ayudarlos a lograr lo mejor. Podemos guiarlos para que logren distinguir entre lo correcto y lo incorrecto y enseñarles a optar por lo que es correcto. Es necesario compartir lo que hemos aprendido a lo largo de los años. Es necesario que sean mejores que nosotros.

Authors

Carlos Alvarez

Carlos Alvarez

SSR Engagement Director (LAC)
Read biographyRead biography