es

Día de la Privacidad de los Datos 2014 - Comience a Proteger su Privacidad Hoy

28 de enero de 2014
Por Dave Piscitello

Además de estar disponible en los seis idiomas de las Naciones Unidas, este contenido también está disponible en

Data Privacy Day 2014 Logo

Nuestra creciente dependencia de Internet parece hacer que resulte prácticamente imposible mantener la confidencialidad. Las redes sociales nos tientan a compartir. Los recolectores de datos nos animan a divulgar información identificatoria, nuestras preferencias personales y nuestra conducta online en el intercambio de servicios gratuitos. Polémicos programas de vigilancia recaban cantidades alarmantes de datos. A diario, cada usuario de Internet - voluntariamente y de manera inteligente, o no - revela cierta información que podría preferir mantener confidencial o que, eventualmente, lamente haber compartido. En la era de los Grandes Datos, lo que los usuarios comparten no es sólo recopilado, sino además, compartido entre los recolectores de datos.

El Día de la Privacidad de los Datos, un evento anual promovido por la Alianza de Ciberseguridad Nacional (NCSA), intenta crear consciencia entre los usuarios de Internet en cuanto a que la privacidad sí importa. El Día de la Privacidad de los Datos es un complemento al Programa Deténgase. Piense. Conéctese. Este programa estimula a los usuarios a detenerse y pensar si las actividades online que llevan a cabo o los sitios web que visitan son beneficiosos o perjudiciales antes de conectarse. El Día de la Privacidad de los Datos, por otro lado, incentiva a los usuarios a considerar si la información que divulgan online resulta beneficiosa, potencialmente dañina o demasiado indiscreta.

Estos programas son de importancia crítica; en última instancia, cuanto mejor informados estén los usuarios de Internet, más probabilidades existen de que compartan o divulguen información de manera responsable. El Día de la Privacidad de los Datos es el momento ideal para considerar las siguientes pautas:

  1. Compartir es lo opuesto a "mantener confidencial". No existen corolarios para susurrar un secreto a un amigo en el ciberespacio. Una vez que se comparte o se divulga algún tipo de información en el ciberespacio, es potencialmente pública y seguirá siéndolo para siempre.
  2. "Lo gratuito" casi siempre tiene un precio para su privacidad. Los recolectores de datos y las presiones sociales hacen que la tentación de aceptar los servicios gratuitos a cambio de dejar al descubierto datos personales sea muy difícil de resistir. Si no se puede resistir, al menos, acepte el contrato con los ojos bien abiertos: prácticamente no hay circunstancias en las que una oferta, acceso o uso gratuito de un servicio de Internet o sitio de una red social no tenga costos.
  3. El conocimiento es poder. Lea las condiciones de uso (condiciones del servicio) y políticas de privacidad, al menos, hasta el punto donde usted sepa si está consintiendo que un tercero comparta sus datos personales, concediendo derechos de autor de sus obras o dando su consentimiento para que sus datos confidenciales (incluidas las fotos) sean utilizados con fines comerciales.
  4. El respeto por los datos es vital en cada compromiso que realiza para compartir. Investigue. Asegúrese de que la parte en la que está a punto de confiar respetará su privacidad antes de compartir alguna información.
  5. Seleccione lo que comparte de manera inteligente. No existe sustituto o configuración de privacidad que logre compensar la falta de juicio. En última instancia, usted es responsable de los beneficios o perjuicios que resulten de lo que dice, comparte o divulga.

A pesar de los esfuerzos de los vigiladores, activistas y denunciantes, muchos usuarios de Internet desconocen o son ingenuos respecto de la naturaleza exhaustiva de la recolección de datos o programas de vigilancia. No obstante, conforme los usuarios posean más información, serán más aptos para insistir en que los recolectores de datos y los programas de vigilancia tengan que rendir cuentas y actúen de manera responsable y transparente. Generalmente, los usuarios de Internet pueden medir la responsabilidad y la transparencia de los recolectores de datos al considerar lo siguiente, antes de suscribirse a un servicio, descargar y utilizar una aplicación gratuita, unirse a una red social o comprar un producto:

Notificación. ¿El recolector de datos le ha advertido sobre los datos confidenciales que se están recopilando?

Consentimiento. ¿El recolector de datos pidió expresamente su consentimiento para recabar y utilizar los datos confidenciales?

Propósito. ¿El recolector de datos le ha explicado porqué se están recopilando datos confidenciales?

Alcance del uso. ¿El recolector de datos le ha explicado quién utilizará los datos y durante cuánto tiempo?

Remanencia. ¿El recolector de datos le ha explicado qué se hará con los datos cuando éstos ya no sean de utilidad?

En el Día de la Privacidad de los Datos 2014, piense en las formas en las que puede proteger su privacidad. Piense, además, sobre los tipos de políticas y los marcos legales que desearía ver para la protección de los derechos a la privacidad.

Si desea conocer más respecto del Día de la Privacidad de los Datos o las cuestiones de privacidad en general, consulte estos recursos adicionales:

Alianza de Ciberseguridad Nacional Manténgase Seguro Online

Fundación Frontera Electrónica, Una Guía para Viajeros que Portan Dispositivos Digitales

Privacidad por Diseño,7 Principios Fundacionales

Alianza de Confianza Online, Eventos Comunitarios del Día de la Privacidad de los Datos

Es el Día de la Privacidad de los Datos: 3 Cosas que Debe Hacer

Existen Sólo Tres Verdaderas Amenazas a la Privacidad

Authors

Dave Piscitello