es

Reflexión sobre las operaciones de la IANA posteriores a la transición

21 de octubre de 2021

Kim DaviesKim Davies, VP, IANA Services and President, PTI

Este mes se cumple el quinto aniversario de la transición de la custodia de la Autoridad de Números Asignados en Internet (IANA), la culminación de una iniciativa de varias décadas para trasladar la supervisión directa de algunas de las infraestructuras críticas de Internet desde el Gobierno de los Estados Unidos hacia la comunidad global de múltiples partes interesadas que se organiza en la ICANN. La creación de la ICANN en 1998 fue el primer gran paso en ese proceso, y la transición de la custodia en 2016 fue su conclusión.

Al celebrar este hito, es una coyuntura útil para reflexionar sobre lo que ha cambiado, y lo que no ha cambiado, en la forma en que se realizan las funciones cotidianas de la IANA.

El 1 de octubre de 2016, se estableció un marco de supervisión totalmente nuevo para las funciones de la IANA. Si bien la mayoría de estos cambios no alteraron la forma en que el equipo de la IANA desempeña sus responsabilidades principales, hubo un efecto inmediato en la forma en que se lleva a cabo la gestión de la zona raíz. Antes de esa fecha, cada cambio en la zona raíz del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) requería la revisión explícita y la autorización del Gobierno de Estados Unidos antes de su implementación. La transición eliminó ese proceso, lo que ha agilizado el funcionamiento de la zona raíz del DNS y ha dado lugar a un proceso más predecible y oportuno para los administradores de dominios de primer nivel (TLD).

Hablando de oportunidad, otra nueva e importante medida de responsabilidad establecida como consecuencia de la transición fue un conjunto de Acuerdos de Nivel de Servicio (SLA) directamente con las comunidades de asignación de nombres y números que se benefician de los servicios de la IANA. La comunidad de asignación de nombres, por ejemplo, estableció más de 60 métricas para analizar cómo la IANA cumple con sus responsabilidades. Cada mes, bajo los auspicios del Comité Permanente de Clientes, los representantes de los gTLD, ccTLD y otros grupos de la comunidad se reúnen para revisar el desempeño de la IANA con respecto a estas métricas e informar sus conclusiones. Nos complace que este grupo haya considerado que el servicio de la IANA es satisfactorio y que cumple las expectativas todos los meses, sin excepción. De hecho, también hemos cumplido nuestros acuerdos de nivel de servicio con el Grupo de Trabajo en Ingeniería de Internet (IETF) y la comunidad de asignación de números el 100 % de las veces durante los últimos cinco años.

En un sentido práctico, el equipo de la IANA es capaz de colaborar con éxito con la comunidad en una variedad de asuntos, incluido el asesoramiento sobre los desafíos de implementación práctica de las ideas políticas emergentes. El establecimiento de nuevos órganos, como el Comité de Revisión de la Evolución de la Zona Raíz, y la mayor participación en diversos grupos de trabajo de la comunidad, como los de la ccNSO, permite una colaboración más amplia y una mayor conciencia de cómo se espera que las funciones de la IANA cumplan con las expectativas.

No todos los aspectos definidos por la transición han permanecido igual desde 2016. La ICANN y la comunidad se han adaptado y han realizado los cambios necesarios cuando ha sido necesario. Ya se han realizado modificaciones en algunos Acuerdos de Nivel de Servicio para algunas de las funciones de la IANA, lo que les permite seguir respondiendo a las expectativas de los clientes.

Nuestro éxito hasta la fecha solo podría haberse logrado con el fuerte apoyo que hemos recibido de la comunidad a lo largo de la transición y posteriormente. Seguimos esforzándonos por mantener su confianza en nuestro trabajo con el cumplimiento y la superación de los altos estándares que esperan de nosotros, y con la continuación de nuestro diálogo abierto sobre la evolución hacia el futuro.

Cinco años representan un hito útil para reflexionar sobre el modelo posterior a la transición e identificar oportunidades de mejoras incrementales. Otro resultado de la transición ha sido un plan estratégico específico para los servicios de la IANA, cuyo objetivo es una mayor alineación con los ciclos de planificación de la ICANN, reevaluando cómo podemos comunicar con mayor claridad las funciones de la IANA, su función y su supervisión.

A lo largo del próximo año, el equipo de la IANA y la Organización de la ICANN prevén identificar oportunidades para participar con la comunidad para analizar estos últimos cinco años. Esto nos permitirá reflexionar conjuntamente sobre estos logros, así como desarrollar ideas para la evolución continua de las funciones de la IANA en el futuro. Esperamos con ansias recibir las ideas que puedan aportar.

Kim Davies
Kim Davies
VP, IANA Services and President, PTI

Kim Davies

Read biographyRead biography