es

Política Antiacoso de la Comunidad

10 de abril de 2017
Por Herb WayeHerb Waye

Además de estar disponible en los seis idiomas de las Naciones Unidas, este contenido también está disponible en

La Junta de la ICANN aprobó una resolución de forma unánime en la ICANN58, que establece de forma efectiva la nueva Política Antiacoso de la Comunidad de la ICANN, que no solo cumple los Estándares de Comportamiento Esperado de la ICANN, sino que también proporciona recursos a los miembros de la comunidad si identifican un comportamiento inadecuado o de acoso o si son víctimas del mismo.

Con frecuencia, los infractores no son conscientes de que su comportamiento es ofensivo o no es apropiado, posiblemente debido a diferencias en las normas sociales o culturales. Es importante tener en cuenta que el comportamiento puede no ser malintencionado. Por esa razón, el procedimiento de cumplimiento de la Política Antiacoso comienza con la posibilidad de confrontar la cuestión con el infractor para solucionar el problema de forma informal. Si este comportamiento no es intencionado o no es el deseado, solo es necesario identificarlo como ofensivo o no apropiado para que se produzca un cambio en dicho comportamiento y, probablemente, una disculpa.

El primer paso del rol del Defensor del Pueblo para solucionar situaciones de acoso o comportamiento inadecuado es abordar el problema de forma tan informal como las circunstancias lo permitan. Se deben tener en cuenta los distintos niveles de gravedad que pueden existir. El Defensor del Pueblo no tratará un comentario inapropiado del mismo modo que una acusación de agresión o acoso sexual. Para solucionar un reclamo, es posible que solo sea necesaria una intervención formal, mientras que en otros casos puede ser necesaria la intervención de organismos judiciales. El Defensor del Pueblo también tendrá en cuenta si la causa del reclamo solo se produjo una vez o es un comportamiento recurrente.

Además, la política autoriza al Defensor del Pueblo a sancionar al infractor si lo estima necesario. Aunque se consideran el último recurso, las sanciones sirven para recordar a los miembros de la comunidad que son responsables de sus acciones y que estas pueden tener consecuencias. Gracias a una extensa capacitación sobre el acoso y a la implementación de la política, conocemos no solo el impacto que los casos de acoso tienen en una organización, sino también el impacto que tienen sobre la víctima, que suelen ser devastadores. En el mundo actual, no hay lugar para el acoso ni para ningún tipo de comportamiento inadecuado.

Es importante tener en cuenta que el personal de la ICANN (empleados y contratistas) está protegido por políticas internas contra el acoso y que el Defensor del Pueblo no tiene jurisdicción.

Para concluir, nos gustaría volver a recordar a todos los miembros que actúen de forma profesional, respeten la diversidad y los derechos humanos y, sobre todo, traten a los demás con respeto. Juntos podemos hacer que la ICANN sea un entorno sin acosos y seguro para todos.

Authors

Herb Waye

Herb Waye

ICANN Ombudsman
Read biographyRead biography