es

Un seminario técnico de la IANA de 1998 que jamás olvidaré

17 de octubre de 2018

Louis Touton
null

(NOTA: Louis Touton fue el primer empleado de la ICANN. Ocupó el cargo de Vicepresidente, Asesor Letrado General y Secretario de la ICANN. Su blog forma parte de una serie de artículos ocasionales que escribieron algunos de los primeros pioneros de la ICANN. Nos permiten recordar los primeros días de la ICANN, mientras conmemoramos su 20.o aniversario. Estos blogs de los pioneros se publican en ICANN.org y CircleID.com.)


En 1998, era abogado y trabajaba en Jones Day en Los Ángeles, y me especializaba en demandas judiciales relacionadas con patentes. Concretamente, era miembro de la Práctica sobre cuestiones de tecnología de Jones Day, que procuraba ayudar a las empresas a participar en las tecnologías de la informática y las comunicaciones, lo cual incluía Internet.

Mientras tanto, a principios de mayo, la Autoridad de Números Asignados en Internet (IANA) se preparaba para la transición de su sede desde el Instituto de Ciencias de la Información (ISI) de la Universidad del Sur de California hacia una organización nueva, independiente y sin fines de lucro.

Zita Wenzel (colega de Jon Postel) envió un correo electrónico a varios despachos de abogados en el cual solicitaba que uno de ellos se presentara como voluntario, de forma gratuita, para ayudar con la transición. Nos ofrecimos como voluntarios y los preparativos se resolvieron rápidamente para que Jones Day proporcionara asistencia jurídica para la transición.

La Declaración de Política sobre la Administración de Nombres y Direcciones de Internet del Departamento de Comercio de los Estados Unidos (también conocido como el "Libro Blanco"), estaba a punto de publicarse, el 5 de junio de 1998.

El Dr. Postel originalmente imaginó que Jones Day ayudaría con la constitución de la nueva corporación, asegurando el estado sin fines de lucro, gestionando litigios, seguros y tareas antimonopolio. Pero la tarea no tenía precedentes, por lo que nadie sabía con certeza exactamente qué se requeriría.

Al principio, interactuamos con el Dr. Postel y sus colegas por correo electrónico y por teléfono. Pero pronto quedó claro que el equipo jurídico necesitaba aprender muchos detalles sobre qué tareas desempeñaba la IANA y cómo las hacía en conjunto con otras entidades, como el Grupo de Trabajo en Ingeniería de Internet (IETF), los Registros Regionales de Internet (RIR) y Network Solutions. En resumen, necesitábamos un tutorial.

Así es como llegué a asistir a un "Seminario Técnico de la IANA" que se llevó a cabo para capacitar al equipo jurídico en una sala de conferencias de Marina del Rey el 16 de junio de 1998. Durante varias horas, el Dr. Postel explicó cómo funcionaba Internet, cómo interactuaban varias entidades para que funcionara y cómo se habían desarrollado estos acuerdos desde finales de los años sesenta.

El seminario marcó la primera vez que conocí a Postel en persona. Como esperaba, dio una explicación técnica detallada y extensa de cómo funcionaba Internet. Con una velocidad vertiginosa, explicó IPv4, el Sistema de Nombres de Dominio (DNS), y cómo se asignaban los parámetros de protocolo, direcciones y nombres de dominio. Fue muy útil y su claridad me impresionó.

Pero, lo que realmente me sorprendió fue que Postel hablaba de la cultura de la que había formado parte durante tres décadas: cómo los ingenieros de redes, a menudo con opiniones muy diferentes sobre temas técnicos, habían interactuado de forma colaborativa al cumplir con su objetivo común de hacer que Internet funcionara, actuando con respeto mutuo y dejando a un lado las cuestiones de culpabilidad.

Lo que más me impresionó fue su reconocimiento de que los tiempos estaban cambiando. Sabía que los nuevos participantes (empresas, gobiernos, personas y sociedad civil) traían nuevas preocupaciones y perspectivas que afectaban las funciones que la IANA había estado desempeñando. Él sabía que estos nuevos participantes a menudo se centraban en asuntos sociales y comerciales, en lugar de la parte técnica. Él sabía que las opiniones de ellos diferían de las suyas en algunos aspectos, pero reconoció que tenían intereses legítimos que eran nuevos y relevantes.

El Dr. Postel sabía que, en el nuevo entorno, establecer una organización para que se haga cargo de las funciones de la IANA sería algo desafiante e incluso polémico. Sin embargo, expresaba la esperanza de que la nueva organización podría tener éxito si adoptara una cultura de inclusión y respeto mutuo, con un enfoque en asegurar que Internet evolucione para beneficiar a todos. A mí me pareció sorprendente que se hubiera adaptado mentalmente a la perspectiva de un entorno completamente nuevo.

Como predijo el Dr. Postel, el camino para establecer esta nueva organización (ICANN) fue polémico. Lamentablemente, el Dr. Postel nunca vio los frutos finales de su labor. Falleció trágicamente cuatro meses después, antes de la finalización de la formación de la ICANN. Su muerte indudablemente complicó el proceso de constitución de la ICANN en aquellos primeros años.

Al final, tal como dijo el Dr. Postel, siguiendo un camino de inclusión, la ICANN ha proporcionado con mucha dificultad un mecanismo cualitativo para las partes interesadas, con sus diferentes perspectivas y opiniones, para avanzar en la promesa de Internet.

Louis Touton