es

Internet: la clave para el crecimiento y la reactivación laboral en Europa

6 de mayo de 2015
Por Andrea BeccalliAndrea Beccalli

Además de estar disponible en los seis idiomas de las Naciones Unidas, este contenido también está disponible en

Talleres de la ICANN (Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet) y el grupo de consultores BCG (Boston Consulting Group) sobre e-fricción en Italia y España: lecciones aprendidas.

"A partir de los estudios sociales aprendemos que la incertidumbre crea fricción, lo mismo sucede con nuestras economías"

(Narcis Serra, presidente del IBEI ―Institut Barcelona d'Estudis Internacionals―)

¿Qué está evitando que España e Italia exploten plenamente el potencial de la economía de Internet? En momentos en que ambos países están intentando volver a encender sus motores económicos, Internet podría ser la clave para el crecimiento y la reactivación laboral, pero... ¿cómo lograrlo?

En torno a esta cuestión clave, la ICANN y Boston Consulting Group (BCG) moderaron dos mesas redondas en Italia y España, conjuntamente con la "Agencia Italiana para la Agenda Digital" en Roma en febrero, y en Barcelona con la Escuela de Estudios Internacionales de Barcelona (IBEI) en el campus de Pompeu Fabra de Barcelona, en marzo. Estas reuniones con mesas redondas de múltiples partes interesadas estuvieron orientadas a deliberar e identificar recomendaciones de políticas sobre 'qué engranajes aceitar' para ayudar a impulsar sus economías de Internet. Ambas reuniones se llevaron a cabo bajo las normas de Chatham House.

Comenzando con Italia y España, dos países con posiciones similares en el índice de e-fricción, en 49 y 47 respectivamente, las conclusiones que surgieron fueron la revelación tanto de los desafíos afrontados como de las posibles oportunidades por delante.

Un nuevo ecosistema y la labor para desarrollar una economía digital

La excusa de la infraestructura

Desde hace un tiempo, gran parte de la atención se ha basado en el supuesto singular de que para llegar a más personas en línea y fomentar el crecimiento económico digital, se necesita contar con una mejor infraestructura. Esto es verdaderamente cierto, sin embargo, en sí mismo no es suficiente para crear un entorno económico digital sin fricción.

Una mirada más cercana a los cuatro pilares del Índice de e-Fricción (infraestructura, industria, individuos e información) ha revelado la necesidad de tomar medidas a través de todos los pilares. La intervención en el sector financiero, el acceso a capital de riesgo o el fomento de la confianza en las transacciones en línea son sólo algunos ejemplos de cómo Italia y España podrían mejorar su índice de e-fricción con políticas específicas, más allá de la inversión en infraestructura.

Educar para innovar

La educación surgió como un objetivo fundamental a corto y largo plazo para impulsar el crecimiento económico digital. La mejora de la alfabetización, tanto en el idioma como en las habilidades de TI (Tecnologías de la Información) resulta clave para aprovechar las oportunidades de la economía digital, incluyendo la creación de mayor contenido local para conectarse a la comunidad a nivel mundial.

¡PYMEs en línea!

El modelo tradicional de las PYMEs (Pequeñas y Medianas Empresas) característico de las economías de España e Italia, hoy tiene que evolucionar y adaptarse a las oportunidades y desafíos de la Internet global. El apoyo a la creación de empresas, la incubación de emprendimientos y la capacitación para emprendimientos sociales fueron identificados como acciones fundamentales de políticas. Según un participante, sólo entre el 6 y el 7% de las PYMEs en Italia utilizan Internet para el comercio electrónico, accediendo a un mercado fragmentado a nivel europeo, lo cual limita aún más el potencial de crecimiento. Ha de tenerse en cuenta que todos los participantes en Italia veían la intervención a nivel europeo como esencial, para la creación de un auténtico mercado digital singular.

En España, los datos sobre la registración de nombres de dominio brindados por uno de los participantes, apoyaron el hallazgo del índice global de e-fricción, con un índice del 3,7% dominios registrados activos (en comparación con los Países Bajos, con una tasa del 50% en los Países Bajos), y del 70 % de las empresas españolas sin un sitio web, datos que muestran cómo el país cuenta definitivamente con un enorme potencial de mejora para aprovechar el potencial de la economía de Internet.

Durante el taller en España se plantearon un par de preguntas clave, como alimento para pensar, que definitivamente son también aplicables en Italia: "¿Podían las políticas públicas, a través de 'habilitar marcos de impuestos y regulación, ayudarnos a encontrar maneras para que las micro PYMEs participen y así fomentar el crecimiento?" "En un mercado todavía dominado en gran parte por un grupo restringido de grandes corporaciones, ¿podría la colaboración entre las PYME y la administración pública facilitar su crecimiento?"

Un modelo de gobernanza para el éxito

En ambos países, los participantes coincidieron en la necesidad de una nueva gobernanza y enfoque organizativo que refleje la dinámica de Internet bajo un modelo de múltiples partes interesadas ágil para formentar el crecimiento económico, el cual responda además a los desafíos del desarrollo acelerado de Internet.

En España el debate entre los participantes del taller destacó cómo la burocracia y el tamaño del sector público crean fricción en la economía digital. El sistema de contratación, la complejidad de la estructura de la administración pública, además del modelo de gobernanza multinivel, todo suma bloques de fricción en el mercado digital. Mientras que existen grandes diferencias regionales dentro del propio país, el rol del sector público ―en respuesta a la realidad de la economía digital― requiere ir más allá de la única prioridad de inversión en infraestructura.

En conclusión:

Durante los talleres se realizó una observación pertinente: todos los participantes en la historia tienen la impresión estar viviendo en tiempos excepcionales, probablemente esto nunca fue más cierto que hoy en día, dado el impacto excepcional que Internet ha generado en nuestro tiempo.

Los participantes lamentaron que la narrativa general común en España e Italia a menudo se centre en amenazas, perdida de industrias, puestos de trabajo y desafíos, con una actitud de mirada hacia atrás de Internet, lo cual plantea el riesgo de socavar su potencial para desatar inmensos beneficios.

Authors

Andrea Beccalli

Stakeholder Engagement Senior Director- Europe
Read biographyRead biography